Portada
Monogríficos
Currí­culum

Contacto

 

Cuartas del año

El año astrológico empieza en el 0 de Aries y termina cuando el Sol vuelve al 0 de Aries.  No obstante, ese año se divide en 4 fases: la primera es puramente de Aries y las otras, que se llaman las “cuartas del año”, son los ingresos del Sol en los otros signos cardinales (Cáncer, Libra y Capricornio).

¿Por qué es así?  Porque así funcionan todos los ciclos:

-Todos tienen un punto de inicio: en el caso de un ciclo planetario, es la conjunción entre ambos planetas.  Para la Luna es también la conjunción (con el Sol), o Luna Nueva.  Para el Sol, es el inicio de su curso: cuando entra de nuevo en el primer signo del zodiaco, Aries.

-Todos los ciclos astrológicos tienen también 4 fases: esa primera inicial, las cuadraturas y la oposición.  Eso es muy visible para la Luna, ya que su ciclo tiene 4 fases muy diferenciadas a simple vista: Nueva, Creciente, Llena, Menguante.

-La fase inicial (conjunción) es válida hasta que se reinicie el ciclo (la otra Luna Nueva en el caso de la Luna: el regreso al 0 de Aries para el Sol).  En cambio sus otras fases (cuadraturas y oposición) sólo duran una cuarta parte del ciclo, hasta la fase siguiente.  La cuadratura durará hasta la oposición: la oposición hasta la otra cuadratura etc.

-Esas otras 3 fases se interpretan relacionándolas con la inicial y no pueden dar nada que no prometiera la primera.  No obstante, las promesas de la carta inicial no se darán en todas sus cuartas, sino tan sólo en aquellas que la confirmen.  Es como una carta natal: si el radix anuncia que te va a tocar la lotería, puede que te toque o no, pero eso sólo sucederá cuando haya tránsitos, direcciones o progresiones adecuados para ello, no a lo largo de toda tu vida, todos los días del año.  Pero si tu carta natal indica únicamente mala suerte en el juego, jamás te va a tocar la lotería.  Recordemos el “Nihil transit nisi promissum” (No puede suceder nada que no estuviera prometido).

Por lo tanto: el ingreso solar en Aries es válido para TODO el año, pero el ingreso del Sol en Cáncer, Libra o Capricornio sólo será válido para 3 meses, hasta que pase al siguiente signo cardinal.

Falsas creencias sobre las cuartas del año

1-Muchos autores creen que hay que tomar la última fase lunar para interpretar el ingreso en Aries.  Eso es falso porque:

-Los ciclos lunares son ciclos lunares, no solares.  Una lunación empieza con la conjunción de la Luna con el Sol, pero el ciclo es de la Luna y termina con la nueva neomenia.  Es ella el motor, la que va dando los hechos.  En el ingreso en Aries, el motor es el Sol y termina cuando el Sol vuelve a Aries.

-Un ciclo lunar jamás puede subordinar a sí mismo a un ciclo solar.  Eso iría en contra de la lógica astrológica: el Sol es el luminar Mayor y la Luna el Menor.  No puede subordinar el Menor al Mayor.  Es como si el ministro subordinara al rey.  Por lo tanto, la fase lunar anterior no puede determinar al año solar.  Pongamos un ejemplo: ¿A alguien se le ocurriría tomar su revolución lunar anterior a la revolución solar y creer que ésta le va a decir cómo le irá TODO el año?  ¿Acaso la revolución lunar previa a la revolución solar hace las veces de revolución solar y la sustituye? Pues si esto no se hace en astrología natal, no veo por qué lo haríamos en astrología mundial.  La astrología sólo es una y todas sus ramas usan los mismos preceptos.

-Las fases del ciclo lunar duran una semana.  ¿Cómo podrían dar pronósticos para un año?

-Es muy probable que los autores antiguos lo hicieran así porque no tenían buenas efemérides y no sabían con toda exactitud cuándo entraba el Sol en Aries.

-Los antiguos astrólogos árabes solían tomar la última fase solilunar tanto para las cartas natales, como para el ingreso en Aries o para la conjunción de Júpiter y Saturno.  No conozco ni un solo astrólogo actual que interprete la carta de un nacido no por su tema natal, sino por el de la lunación anterior (y, de hecho, ellos tampoco lo hacían).  Si alguien lo intentara nos parecería absurdo.  Como mucho, tomamos ese grado como grado hilegiaco.  Pues, como decía antes, aquello que no haríamos nunca en astrología natal, no tenemos por qué hacerlo en astrología mundial.  Lo lógico es lógico en genetliaca y en mundial; lo absurdo, es absurdo en ambas.  Y da igual que lo diga Ibn Ragel o Perico el de los Palotes.  No se puede aceptar afirmaciones sin someterlas a la criba de la  razón.  Y la razón nos dice que o la carta de la lunación anterior es válida para todas las cosas o no lo es para ninguna.  Hablo de la carta (con sus docce casas), no del grado de la sicigia.  

2-La creencia de que cada cuarta aporta información sobre sectores distintos.

Algunos autores, basándose erróneamente en textos árabes mal entendidos, toman cada cuarta como algo individual y la analizan separadamente.  Tratan además de sacar de cada una de ellas pronósticos sobre temas concretos como:

-La entrada en Aries para conocer el estado del gobernante.

-En Cáncer para el estado de la justicia social.

-En Libra para el producto interior bruto

-En Capricornio para el ejército.

Esto no se puede hacer así de ningún modo porque:

-Un ciclo es uno y entero, con un significado global sobre todas las cosas, y ese significado global se conoce por la carta del inicio del ciclo y las casas.  Por ejemplo: la carta natal de un individuo; el ingreso en Aries para el Mundo.

-Mientras dure el ciclo (la vida del individuo, el año solar) esas promesas se van actualizando o no.  Las que se actualizan ya estaban en la raíz (el tema radical).  Y no se podrían actualizar si no estuvieran allí (véase el ejemplo anterior de la lotería). Las partes sólo pueden ser un reflejo del todo

-Un ingreso en Aries es un ciclo solar anual.  Los antiguos lo llamaban “la revolución (solar) del Mundo”.  Es por lo tanto parecido a la revolución solar humana en cuanto que es un ciclo solar que indica qué va a ocurrir en ese año, y tiene una vigencia de eso: un año entero.  Cuando se acaba una revolución solar, se acaban sus significaciones.

-A nadie se le ocurriría dividir la revolución solar en cuatro fases y buscar en cada una de ellas pronósticos nuevos, sobre otros temas que los indicados en la revolución solar.  Si uno ha nacido con el Sol en el grado 14º16 de Géminis, el astrólogo levantará su revolución solar cuando el Sol vuelva allí.  Pero jamás se le ocurriría decirle al cliente: “Voy a calcular la llegada del Sol al grado 14º16 de Virgo para saber cómo te va a ir económicamente”.  ¿Verdad que sería una estupidez?  Para eso mira la casa II de la revolución solar.

-Por otro lado, un país tiene muchos temas: gobernante, dinero del pueblo y del estado, educación, prensa, comercio, partidos opositores, un sector laboral, un ejército, funcionarios, un sistema de justicia, un parlamento, problemas etc. 

O la carta inicial nos indica cómo va a ir en todos esos sectores (para eso están las casas) o no nos lo dice de ninguno:

Si nos lo dice de todos los sectores, las cuartas del año sólo servirán para afinar el pronóstico y para saber cuándo sucederá esa promesa del radix.

Si no nos lo dice de todos los sectores, entonces ninguna carta radical puede tampoco servir para pronosticar la vida de un individuo, sino que cada técnica y progresión irá por libre.

Por fin, el problema de esas falsas creencias, es la funesta costumbre de "cortar y pegar" para hacer un resumen.  Ibn Ragel dice literalmente en el libro VIII (p. 38): "Conocerás el estado de los reyes por la entrada del Sol en Aries, y el estado de los hombres nobles por la entrada de Júpiter en Sagitario".  Como se puede ver, cortar la frase por la mitad tiene pésimas consecuencias.  Lo que está diciendo aquí Ibn Ragel es que el ingreso de un significador natural en el signo de su domicilio (o su exaltación), abre un nuevo ciclo para ese significador natural.  Pero eso no tiene nada que ver con la "Revolución del Mundo", que consiste en tomar el ingreso del Sol en Aries como una revolución solar del mundo, con pronósticos válidos para todos los temas a lo largo de un año.

3-Los significados de los planetas:

Algunos autores toman siempre al Sol como significador del rey o presidente; a la Luna como significadora del pueblo etc.  Aclaremos una cosa: los planetas tienen significados naturales y significados por determinación.

El Sol (por ejemplo) es significador natural del gobernante por una analogía natural: todos los demás planetas giran alrededor del él y él manda de todos.  Algunos astrólogos creen que es sólo por su brillo y hacen comentarios bastante infantiles sobre esa cuestión.  No es sólo por eso: es por su brillo y porque dirige el sistema solar como el gobernante dirige el sistema político (ver libro 13 de Morín).  Es el poder la verdadera analogía.  Creo que tenemos ya edad para madurar un poquito y empezar a entender las analogías correctamente.

1-Si el Sol está determinado a la X de algún modo, representará mucho mejor al gobernante. Y de todo el gobierno representará sobre todo al presidente.  Pero si no está determinado a la X de ningún modo (posición, regencia o aspecto) NO representará al gobernante.  Si rige la II, representará el dinero del pueblo.  Eso es lo que Morín llama “significado por determinación” (ver libro 21 de Morín).  Recomendaría a los que no han leído (o entendido) el libro 21 que lo vuelvan a leer en su edición auténtica.

2-No obstante, como el Sol siempre será el Sol, la casa donde esté será el “foco” de interés de ese año para la nación, lo más importante.  Si está en IV, ese año el foco de interés será la oposición.  En VI, el sector laboral o el ejército.

3-Dentro de la casa en la que está, todo planeta sigue representando mejor aquello que tenga relación con sus analogías naturales.  Por eso, si la I es el pueblo, Saturno en I representará mejor a las personas más mayores o más pobres del pueblo; Mercurio a los más jóvenes.  Serán “pueblo” por estar en I, pero más una parte del pueblo que toda la población.

Y una última cosa: en una carta natal, el planeta guardará toda la vida el significado por determinación que tenía en el radix.  Si en nuestra carta natal la Luna rige la IX, para nosotros será los viajes y los estudios toda nuestra vida.  En mundial ocurre los mismo: el planeta va a guardar TODO EL AÑO el significado que tenía en el 0 de Aries, pero eso será mucho más notable si repite la determinación sobre esa casa en una cuarta o lunación.  Es decir: si Marte es regente de X ese año, nos dice que el gobernante va a actuar de un modo agresivo y autoritario.  Lo hará en la cuarta o lunación en la que Marte rija la X, esté en X o aspecte a la X o al regente de X.

En resumen:

-El ingreso en Aries es el inicio del ciclo y nos da los pronósticos para el año entero.

-Las cuartas del año se interpretan comparándolas con ese ingreso en Aries y nos dan pronósticos para 3 meses.

-La cuarta cumple las promesas de ese radix (el ingreso en Aries) si coincide con él.

-Si no coincide con el radix, las promesas del ingreso en Aries no se darán durante ese trimestre. 

-Hay que mantener el significado por determinación que tenía el planeta en el ingreso en Aries y ver si se repite en esa cuarta.

 

La cuarta de Capricornio de 2010
http://bedaweb.com/verarticulo.php?nid=85 

2016-segunda cuarta

Diseño y alojamiento: todouy.com